primera persona del singular

por Iria Otero Fernández

Honestamente me da pánico escénico escribir este ¡¿post?!. Creo que es la primera vez que hablo en primera persona desde hace a penas unas semanas, cuando decidí abrir (para airear) una de las ventanas de mi maltratado hemisferio derecho. Me prometí a mi misma que éste no sería uno de esos rincones egoblogs donde el YO, YO, YO sería más grande que la palabra, palabra, palabra. Quizá esté incumpliendo ese propósito, quizá esté estropeando la “falsa magia” entrometiéndome en un espacio donde debe reinar por encima de cualquier cosa un sentimiento anónimo cualquiera… Quizá, cursilerías a parte, tenga una empanada mental. De zorza, de las que repiten.

El caso es que si bien corro el riesgo de contradecirme a mi misma y ser etiquetada como una Blogger Incoherentus, he decido saltarme lo prometido porque me parece cuanto menos de justicia, devolver lo que imprevisible y sorprendentemente se me ha dado en este brevísimo periodo de tiempo. Quisiera devolver los me gustas, las palabras bonitas y entrañables de conocidos y desconocidos que se ven a si mismos (también) como prendas delicadas. No pensé que el inicio de esta colada fuese a ser tan cálido en un lugar desconocido en el que, al teclear, parecía sentir eco. Así que aunque nunca creí ni creo en los premios, quisiera dar las gracias al escritor Javier Trejo Tabares por contar con este lugar para The Versalite Blogger Award . Aprovecho ya que estoy sumida en esta acción contradictoria y ególatra, para dar las gracias también a Rosanna Moreda por rescatarme de la tierra y devolverme al mar otra vez y a Patricia Davila por ser la reina regente del susodicho Hemisferio Derecho.

Y por el poder que me ha sido encomendado, nominaciones:

 Negra lluvia y las siete gigantas  Missmicrorelato Mmmmmmm

iPoetCanario Poesiadeunpseudopenquista Koergkruth bpapermill

tercermonologosubmarino lautopiasupertramp  laluznoesnuestra

Anuncios