El fin de una colada poética, el inicio de «algo» que espero saber y poder mantener en el tiempo…

por Iria Otero Fernández

Hace ya unos cuantos años que no paso por aquí. Tuve que hacer el proceso de «recuperar contraseña» así que… con eso lo digo todo. ¿La razón? Siendo honesta, seguro que la falta de constancia o quizá el no saber racionar el entusiasmo en pequeñas dosis…

También es cierto que sufrí varios pánicos por el camino. Siempre tuve la impresión de que escribo mejor cuando atravieso una época intensa a nivel emocional que hace que todo necesite salir hacia fuera. Me muevo bien (literariamente) entre las tristezas, los enfados y los momentos inestables. Y justo en ese instante de máxima ebullición, sentí el vacío, el pánico a escribir. No me sentía capaz de salir del bucle, me hice cada vez muy pequeña a medida que iba leyendo a los y las grandes. Algo parecido a lo que me pasa con cualquier cosa que quiero aprender y la saturación de tener tanta información al alcance, siempre implosiono.

El caso es que hoy vuelvo a esta colada que tantos momentos bonitos me trajo para daros las gracias a todos los que me seguíais. Vuestras lecturas y comentarios me impulsaban a seguir escribiendo con más entusiasmo. Por un segundo hacíais el efecto «cariño he encogido al niño», empequeñeciendo las dudas y miedos por minuto.

¡Al lío! Quiero contaros que me mudo de lugar pero que seguiré detrás de estas letras. He creado otro espacio en WordPress más acorde con el ahora que vivo. Quiero desdramatizar los dramas, quiero visibilizar todos esos miedos, imperfecciones… que precisamente no suelen llenar nuestras Redes Sociales. Así que a todas y todos los que queráis seguir acompañándome en el camino, os invito a esta mudanza 🙂

Nos vemos en www.ladamadrama.com o en Instagram en @la_damadrama.

🙂