Automatismo

por Iria Otero Fernández

rrrrrrrroll

Imagen | rrrrrrrroll

Aprieta con sus uñas los granos de la mesa. El mueble responde con un vaivén entre patas diagonalmente opuestas. Mientras, dos migas enemigas luchan a muerte por pegarse a las mangas de su jersey y escapar de esas cuatro esquinas. Tiempo muerto. Servilleta al bigote. Y del bigote a otra esquina, la comisura de sus labios.

Mientras toda esta escena angulosa transcurre en una de las cuatro esquinas del Universo, un círculo estirado, de caminar seguro y prepotente, arrastra todo a su órbita. Ahora la mesa es mesilla. Las migas enemigas, azúcar glass escondido entre algún agujero negro de su jersey. Y ella, ella y su órbita giran buscando alguna otra esquina espacial contra la que rebotar. Pin pon. Saque. Punto para valientes.

Anuncios